Curso noviembre 2016

Más de 100 personas aprenden en Pollença a dejar atrás el stress en un estudio de la UIB sobre Mindfulness

La sala de la antigua residencia de la Tercera Edad de Pollença se ha quedado pequeña este lunes (con lo que ha habido que habilitar una segunda sesión) para dar cabida a las más de 100 personas que inician esta segunda edición del curso de Mindfulness en Pollença.
El curso gratuito gracias al Ajuntament de Pollença, que forma parte de un estudio de la Universitat de les Illes Balears para mejorar la eficacia y la eficiencia de las técnicas para la reducción del estrés y la mejora de la atención, consiste en una sesión semanal de hora y media durante 8 semanas.
En el transcurso de este curso, que se ha desdoblado en dos grupos para dar cabida a todos, los participantes aprenderán a mejorar su bienestar a través de técnicas de respiración y concentración.
Aunque el mindfulness (o atención plena) tienen una base milenaria que parte del budismo y la meditación vipassana, no es hasta los años 80 que recibe el reconocimiento científico de su eficacia a través de los estudios y la práctica del profesor de medicina Jon Kabat-Zinn.
La eficacia del uso adecuado del mindfulness ha sido avalada por cientos de estudios científicos que demuestran de forma objetiva como la práctica de estas técnicas modifica de forma notoria diversas áreas del cerebro de manera análoga a cómo lo hace el ejercicio físico con la musculatura. Así, una de las zonas del cerebro que se "encoge" después de 8 semanas de práctica es la "amígdala", responsable de la "lucha-huida". Por el contrario, las imágenes de Resonancia Magnética (IMR) han demostrado como la corteza pre-fontal del cerebro asociada a funciones cerebrales superiores como la conciencia, la concentración y la toma de decisiones se engrosa. La conexión entre la amígdala y el resto del cerebro se vuelve más débil, mientras que las conexiones entre las áreas asociadas con la atención y concentración se hacen más fuertes.
Entre las múltiples aplicaciones del mindfulness se encuentra la reducción del dolor. De hecho ya hay muchos hospitales, como el de Son Espases en Palma, donde se aplica con eficacia a pacientes con dolores crónicos.
Después del éxito de la primera edición, José Luis Reig, psicólogo e investigador de la UIB que dirige las sesiones, vuelve a reeditar en Pollença este curso que cuenta con un importante número de participantes que "repiten" tras la experiencia de la primera edición. Aunque durante la clase se explican y practican conceptos básicos, la mayor parte del trabajo se hace en casa y durante la vida cotidiana (trabajando, paseando, conversando, comiendo, realizando las labores del hogar, etc.)
Todos los participantes en este curso-estudio pasan durante esta semana una batería de tests así como una prueba objetiva individual por ordenador (estudio pre) que se completará con las mismas pruebas (estudio post) al finalizar las sesiones, con el objetivo de obtener evidencias empíricas sobre la eficacia del curso y otros múltiples factores (niveles de stress, ansiedad, bienestar percibido, capacidad de concentración, empatía, reactividad, ruminación -pensamientos repetitivos-, etc.) y así poder aportar mejoras en la dinámica y aplicación del mindfulness.